Consejos

La decisiòn dictada por el corazón

Una patica en el corazón

Slider

Después que hayan decidido, también debemos pensar en cómo tener un día bien organizado para el amigo de cuatro patas. La ayuda de una Wedding Dog Sitter seguramente lo relajará sabiendo que su mejor amigo tendrá su «Asistente personal», la cual podrá cuidar de su gestión durante todo el evento, permitiéndo de estar tranquilos, libres de esta responsabilidad y asegúros de que su «amigo peludo» pasará este feliz día también respetando sus necesidades, como las del momento comida-necesidades. La Wedding Dog Sitter, mucho antes del gran día, pasará tiempo con su querido amigo peludo para comprender mejor su psicología y hacer que se sienta cómodo el día de la boda. ¡Después de eso, solo queda disñar el collar o el accesorio divertido sobre el tema! Tu peludo estará bien si ustedes son felices.

Los amamos y serán los más còmicos, espontáneos y naturales, todos recordarán este gesto de amor que tendrán hacia ellos.

Plan Positivo B

Slider

Maine, partiendo con mucha positividad, para cada proyecto también pensará en el famoso plan B.

Nada debe ser improvisación, su meticuloso proyecto elaborará un plan de acción para encontrarnos absolutamente listos y bien planificados en caso de que ocurra un mal tiempo impredecible el día de la boda. Un plan B, listo para garantizar el excelente éxito del día, un plan alternativo con una organización impecable diseñada y aprobada previamente. Por esta razón, Maine siempre explica a sus parejas, lo importante que es elegir una Locación que pueda ofrecer un espacio adecuado incluso en el interior para que pueda acomodar todo el evento.

El plan B no solo significa lluvia sino también calor, especialmente si tienes muchos ancianos y niños entre los invitados, también debes pensar en el plan B con respecto al cambio de ropa, zapatos y accesorios, por lo tanto, durante el curso del día festivo y al mismo tiempo formal, se deberà saber manejar con habilidad y elegancia eventuales manchas de vino en la ropa, tormentas eléctricas o los temidos pies adoloridos

Precisamente por esta razón, Maine nunca deja nada al azar y siempre estudia cuidadosamente cada solución a la situación inesperada, desde la elección del segundo vestido (que siempre se debe prever para las fiestas que prevén cambios de locación o que duran hasta altas horas de la noche), hasta cambio de calzado, hasta el reemplazo de accesorios en la sesión de fotos y el inevitable paraguas supersticioso (si lo llevas contigo, no será necesario) «.

Maine pensará en estas y otras precauciones para un plan B que funcione, hacièndo seguramente relajar y disfrutar el día tan esperado.

El día más hermoso es ese cuento de hadas mágico que vivràn